Dr. Gianfranco Miotto

Nunca se sabrá cómo el joven Gianfranco Miotto aprendió su acupuntura. Era huérfano y se había criado en un instituto. Su escolaridad no fue más allá de lo que entonces era obligatorio (estamos en Italia en la década de 1940), pero era inteligente y un ávido lector. También era un joven atractivo y carismático, rasgos que lo llevaron muy lejos en muchos sentidos.

Me dijeron que comenzó a practicar de joven, tratando a la gente del campo en las cercanías de su casa, en sus camas o mesas de la cocina. Evidentemente, ayudó a mucha gente, ya que pronto tenía tanto trabajo que pudo tomar las instalaciones adecuadas para su consulta en la ciudad de Treviso, en el noreste de Italia. Allí practicó hasta que, acosado por el establecimiento médico, se llevó a su joven familia a Sudamérica para comenzar una nueva vida. En Paraguay se elevó a las alturas de la sociedad, con una consulta de gran éxito en Asunción y contando al entonces presidente entre sus clientes. La vida en Paraguay lo trató con bondad hasta que los giros de los hechos desembocaron en uno de esos episodios que ocurren de vez en cuando, cuando un dictador asediado encuentra chivos expiatorios de los problemas de su país en la población extranjera y los expulsa sumariamente. Aunque había sido uno de los favoritos, el Dr. Miotto no era inmune a esto, ya que las intrigas dentro de la comitiva presidencial habían funcionado para amargar sus relaciones con quienes más importaban. En el éxodo perdió la mayor parte de su riqueza y sus pertenencias, por lo que, una vez más en Italia, tuvo que empezar de nuevo casi desde cero.

Lo conocí por primera vez, y durante algunos años me enseñó y me guió, varios años después de su regreso a Italia. Por supuesto, yo también era un paciente, y él me curó rápida y definitivamente de la fiebre del heno que me torturaba mucho cada primavera y principios de verano.

La acupuntura del Dr. Miotto fue poco ortodoxa. Durante mucho tiempo había descartado muchos de los métodos tradicionales que había aplicado con esmero en su juventud, aprendido de las pocas traducciones de textos de acupuntura, tanto tradicionales como contemporáneos, que pudo poner en sus manos en esos años. “Los occidentales son diferentes”, me dijo, “tratar de tratar a las personas adhiriéndose estrictamente a las teorías tradicionales solo conduce a la decepción”. Había trabajado con emigrantes coreanos en Asunción y había aprendido de ellos muchas ideas y métodos. También fue un hombre inventivo, ideando muchas técnicas nuevas y construyendo los dispositivos necesarios para llevarlas a cabo. Creía en la eficiencia, la eficacia y la facilidad de práctica, más que en la adherencia servil a la tradición.

El Dr. Miotto valoraba mucho el diagnóstico de pulsos, pero su interpretación de los pulsos radiales no era muy detallada en el sentido de que no estaba interesado en los matices sutiles. Su punto de vista era que no había nada muy preciso que palpar de manera útil, pero las percepciones básicas como un pulso fuerte o débil, uno duro o suave, uno profundo o superficial, eran indicadores importantes para él de la mejor manera de tratar a su paciente.

El Dr. Miotto tenía tres puntos favoritos. Uno de ellos porque es un punto eficaz para cualquier tipo de dolor en cualquier parte del cuerpo y, como ocurre con la mayoría de los practicantes, muchos de sus pacientes llegaron con dolor. Los otros dos porque los consideraba puntos psicosomáticos por excelencia. Utilizo el término psicosomático como creo que lo hizo él, no para significar necesariamente “síntomas somáticos de origen psicológico”, sino en el sentido holístico de “trastornos pertenecientes al complejo cuerpo-mente”. El Dr. Miotto rara vez o nunca vio a un paciente con algún tipo de condición para la que no consideraba que el elemento psicológico fuera una parte integral. (Debido a este interés, obtuvo un doctorado en psicología de la Universidad de Padua a la edad de 45 años). El primer tratamiento de un paciente invariablemente emplearía estos tres puntos, a los que agregaría puntos en los oídos.

Durante los tratamientos posteriores, su elección de puntos solía variar. Junto con uno o dos de sus tres puntos favoritos, usó uno o dos de un pequeño rango de otros, seleccionados de acuerdo con el diagnóstico de pulso. Cada dos o tres tratamientos volvió al esquema de tres puntos del primer tratamiento. En la primera y cada segunda sesión a partir de entonces, también usó una técnica especial, que aquí no divulgo, que consideraba que de alguna manera preparaba todo el sistema para amplificar el efecto de sus agujas. Había inventado y producido un artilugio operado eléctricamente para hacer la tarea más fácil y eficaz.

Luego estaban sus técnicas sintomáticas. Se emplearon puntos locales adicionales además del protocolo general descrito anteriormente. Para el dolor localizado y los puntos gatillo, usó una pistola de mesoterapia sin contacto (ahora fuera de producción debido a problemas de seguridad) para disparar pequeñas cantidades de irritante (solución salina estéril) a alta velocidad, suficiente para romper la piel y formar una pequeña ampolla. Si veía una necesidad, creaba un instrumento para satisfacerla. Inventó una pequeña sonda para insertar en las fosas nasales y administrar una pequeña descarga eléctrica en puntos específicos de la mucosa nasal. Esto usó para afecciones de hipersensibilidad nasal como la rinitis alérgica. Las inflamaciones de los tendones ocasionalmente hizo sangrar pinchando la piel suprayacente con una aguja hipodérmica seguida de la aplicación de una ventosa (típicamente, para la facilidad, usó una bomba manual en lugar de las tradicionales copas de vidrio calentadas).

El Dr. Miotto fue un practicante muy original, exitoso y respetado. Nunca escribió nada (era disléxico) ni enseñó formalmente. Aunque le preguntaron, se sintió incapaz de enseñar acupuntura tradicional “estándar”, en la que ni creía ni practicaba. Sin embargo, me inclino a creer que su acupuntura era el tipo más tradicional de todos: uno producido por una destilación de conceptos antiguos, sus propias observaciones y reflexiones empíricas, trucos del oficio aprendidos de varios maestros mientras estaban “en el camino”, y su propio ingenio. Por encima de todo, entendía a las personas y utilizó ese conocimiento en su práctica clínica. Sin duda, es un enfoque más natural, real y eficaz que la adherencia estéril a lo que se ha convertido hoy en día en un rígido cuerpo de dogmas.

El Dr. Miotto fue mi mentor. La acupuntura que utilizo hoy se deriva de la observación de que obtuvo buenos resultados en una amplia gama de condiciones mediante el uso de variaciones en un esquema muy simple. Esto refleja el hecho de que el cuerpo aprovecha su potencial de autocuración de acuerdo con un esquema fundamentalmente simple: la respuesta al estrés. Y a partir de estas dos observaciones, es sólo un pequeño paso para comprender que el mecanismo básico de acción de la acupuntura es el de estimular y / o apoyar una respuesta al estrés.